Consejos para proteger tus fotos mientras viajas

En verano es lógico que vayas con tu cámara a todos sitios para que nuestras experiencias se queden para la prosperidad. Pero claro también es muy fácil que se nos pierda la cámara o el móvil, que se nos rompa o incluso que nos la roben. Por ello, es vital tener y mantener un proceso que nos asegure nuestras capturas, ya sea un viaje corto o largo, resulta esencial ser minucioso y cuidar para no perder ninguna de nuestras fotos.

A continuación os dejamos algunos consejos básicos que os darán más seguridad y garantía en nuestros viajes, para evitar sustos.

1. Si la tarjeta está llena hay que protegerla, para ello hay dos gestos muy sencillos que nos ayudarán a protegerlas hasta que podamos realizar una copia de seguridad. El primero es activar la pestaña de protección, así aunque la introduzcamos en nuestra cámara por error no conseguirá grabar, ni eliminar ningún archivo.

tarjetas-memoria-sdEl segundo es gesto intuitivo: guárdala del revés en el tarjetero donde suelas transportarlas. En realidad es una forma de marcar visualmente una tarjeta que ya hemos usado, para evitar mezclarlas con las vacías.

2. Mejor no arriesgarse y tener muchas tarjetas pequeñas en lugar de una única tarjeta y así, en caso de algún “desastre” (fallo de tarjeta, pérdida…) solo perderíamos una pequeña parte.

Por lo tanto hay varias tarjetas de 8GB que unas pocas de 32GB o mayor capacidad, por ejemplo. Algo adicional es que mejor que sean de la mejor calidad posible, porque minimizamos al máxima la posibilidad de error o fallo de las mismas.

3. Copia de seguridad diaria: En algún momento que paremos a descansar, aprovechemos para vaciar las tarjetas llenas (y medio llenas) y las copiemos en el sistema que llevemos preparado. Ya sea un disco duro, un portátil…

Es un paso que no debemos saltarnos. Hay que ser metódicos y rigurosos con este proceso. Así mantendremos nuestras fotos a buen recaudo, ordenadas y, a la vez, tendremos nuevas tarjetas listas para las próximas capturas. Aunque si aún queremos tener mayor seguridad y llevamos suficientes tarjetas, una vez hemos realizado la copia, las guardamos sin borrarlas. Así las conservaremos en su soporte original y mantendremos una copia extra que nunca está de más.

4. Las tarjetas de memoria siempre contigo junto con nuestra cámara. Bien guardadas, seguras y a prueba de otros peligros (salpicaduras, caídas accidentales…). Lo ideal es hacer con uno o varios pequeños tarjeteros. Los hay impermeables, sellados y muy compactos que nos ocuparán poco espacio y las mantendrán muy seguras.tarjetas-memoria-sd.jpeg 2

5. Dispara en RAW + JPEG ya que tendremos dos copias de cada imagen que realicemos. El valioso negativo digital y un JPEG idéntico. En caso de que una tarjeta presente algún error y tengamos que recuperarla posteriormente, al tener dos veces cada imagen duplicamos las posibilidades de rescatarlas.

6. Etiqueta tus tarjetas, es decir, que rellenemos con nuestros datos cada tarjeta que vayamos a usar. Hay múltiples formas, bien rotulando a mano con nuestro nombre, email y teléfono de contacto o pegando una pequeña etiqueta en todas que previamente hemos realizado. La forma es indistinta, pero la finalidad es la misma y muy importante. En caso de extravío ofrecemos la posibilidad de que alguien que las encuentre pueda contactarnos.

Como consejo adicional, esto es algo que también deberíamos hacer con el resto del equipo en nuestros viajes. Etiquetar nuestra bolsa o mochila, nuestra cámara, objetivos y cualquier otro accesorio como el disco duro.

7. Si en nuestro viaje vamos a poder disponer de conexión a Internet podemos hacer una copia de seguridad en la nube con nuestras fotos. Tenemos múltiples opciones, podemos elegir la que más nos guste, pero es buena idea subir al menos las copias en JPEG a servicios como Flickr que nos ofrece un 1TB gratuito. Así mantendremos una copia adicional que podremos descargar a nuestro regreso.

Vía: Xataka

You may also like...